miércoles, 4 de marzo de 2009

Museos conmemorativos

Leo a Peruanista en este post:
Los que alguna vez hemos visitado el Museo del Holocausto Judío, aquí en Washington, DC, hemos sido testigos del resultado tan manipulador y deprimente que este tipo de museos producen. Los judíos se exhiben como víctimas indefensas al extremo de presentar representaciones teatrales, de hechos y espacios que pocos pueden comprobar. Se presta a la manipulación. Al salir del Museo del Holocausto, uno siente rabia, pena, pesar. Sobretodo porque los judíos de Israel están haciendo hoy lo mismo y peor contra los palestinos en la tierra que les robaron.
Algunas precisiones:
  1. El museo en cuestión se llama "Museo del Holocausto", aquí, no del "holocausto judío". Hubo muchos genocidios en el mundo, pero sólo a uno se le ha venido en denominar "el holocausto".

  2. Ese museo no manipula, sino explica un hecho histórico, que tratándose de un genocidio comprensiblemente puede deprimir.

  3. Decir que "los judíos se exhiben como víctimas" como ejemplo de manipulación es alucinante. ¿Qué si no víctimas fueron los muertos de Auschwitz? Una persona que fue recluída en un campo de concentración para ser exterminada, ¿qué otra denominación puede tener, sino la de víctima?

  4. "hechos y espacios que pocos pueden comprobar" es otra frase alucinante. ¿Qué más hay que "comprobar" sobre el holocausto?

  5. No es la primera vez que alguien afirma equivocadamente que "los judíos de Israel" cometen un "holocausto" con los palestinos. Error tan común.
Lo más alucinante de todo es que se ofrezca este tipo de razón para que no haya un "museo de la memoria" en el país: "hacer un museo en Lima seria una contradicción brutal y una broma de mal gusto". En Ayacucho hay un museo (sobre el que ya posteé), pero es importante que en Lima, donde se toman decisiones políticas que afectan a todo el país, también lo haya y se sepa bien lo que pasó en todo el país.

Ya tenemos un museo "deprimente" como el de la inquisición, único en el mundo. Allí se exhiben torturas, autos de fe, confesiones, indumentarias (muchas de ellas contra los judíos peruanos). Son escenas muy vivas de lo que ocurrió. Enfrentando nuestro pasado, más antiguo o más reciente, no haremos sino aprender.

Ninguna figura histórica está libre de controversia. Uno habla con los mexicanos, sobre todo del norte, y la figura de Doroteo Arango, alias Pancho Villa, es controversial. Si bien es un héroe de la revolución mexicana, en el norte mató a mucha gente. En el Perú nos tocará asumir las controversias y adoptar una actitud constructiva. Negarlas es lo peor que se puede hacer.

En fin. Al final el autor despliega muchos calificativos contra García, pero en el tema concreto del donativo alemán parece coincidir con él en el rechazo. Curioso.

P.S. También tuve la ocasión de visitar el Museo del Holocausto en Washington DC. Impresionante, pero en realidad más impresionantes son los propios "campos de concentración" convertidos en museos en Alemania (y Polonia). Las propias autoridades alemanas han querido explicar el pasado vergonzante a las nuevas generaciones (no es pues un tema sólo "de judíos", como se afirma sin saber). Visité el "campo de concentración"-museo-memorial de Dachau, cerca de Munich, y un par de museos en lo que eran cárceles en Berlín (entonces occidental). Forman parte de lo que Alemania considera importante no olvidar.

P.S.2. El autor del post comentado relaciona el Museo del Holocausto con el "museo de la memoria", sin embargo, no está demás hacer la salvedad que se trata de dos casos históricos muy diferentes. El primero referido a una política premeditada de exterminio y el segundo a una guerra insurgente-contrainsurgente. Si bien hay coincidencias, como los hornos crematorios (en nuestro caso apodado "la ladrillera" según relata Ricardo Uceda), toca tener muy claro que en general son casos muy disímiles.




Bonn. Placa conmemorativa:

"En este lugar estaba la sinagoga. Fue construída en el año 1878 y fue destruída por los hechos violentos nacionalsocialistas contra nuestros conciudadanos judíos el 9 de noviembre de 1938".

Alemania tuvo y sigue teniendo que enfrentarse a su propia historia.

¿Cuánto le tardará al Perú hacer lo propio con la suya?

Etiquetas:

6 comentarios:

Blogger Alfredo P. ha dicho...

Interesante opinión sobre el Museo del Holocausto, pero creo que es excesivo extrapolar lo ocurrido con el pueblo judío en Europa durante la segunda guerra mundial, con la guerra antiterrorista que ocurrió en el Perú a partir de 1980. Creo que debe evaluarse cómo se ha venido tramitando la "memoria" por parte de algunos sectores políticamente interesado y que mantienen vinculaciones ideológicas con los grupos terroristas.
¿Alguien cree que en Alemania o en Israel se les ocurriría levantar un monumento en donde se rinda homenaje a judíos y nazis por igual?; ¿creen que alguién podría meter el rollo de que tanto nazis como judíos son ambos víctimas y se les debe por eso homenajear”?.
¿Se imaginan que el pueblo judío acepte que un juez extranjero les diga en una sentencia que los nazis son como "Juanas de Arco que luchan por la justicia" y que por eso debe indemnizar a sus verdugos con varios miles de dólares?.
Muchos no tienen ni idea de qué fue el Holocausto en la Segunda Guerra Mundial y ahora tratan de hacer un forzado paralelismo con lo ocurrido en nuestro país para justificar sus hiperideologizadas visiones de nuestra historia y de nuestra realidad.
A estos sectores me gustaría verlos dándoles explicaciones al pueblo judío respecto a que los nazis también eran víctimas o hacer ese malabarismo verbal de los victimarios que se convirtieron en víctimas para justificar la inclusión de nazis en monumentos conmemorativos.

4 de marzo de 2009, 11:06  
Blogger Silvio Rendon ha dicho...

Precisamente porque son procesos diferentes, el holocausto y la guerra insurgente-contrainsurgente, es que no se puede extrapolar tan fácilmente. Sendero (o las FFOO) no son los nazis, y la población civil no son los judíos. Salvo el principio de enfrentarse abiertamente a la historia, se trata de procesos muy diferentes. Alguna forma tenemos que encontrar de enfrentar el asunto. Negarlo no es esa forma.

4 de marzo de 2009, 11:17  
Blogger Andrea Naranjo ha dicho...

Estuve en el museo memoria del campo de concentración austriaco llamado "Ebensee" el cual era parte de un campo más grande y mas conocido, llamado "Mauthausen"
(uno de los campos más grandes de Europa, usado para trabajos forzados extremos pues cerca de 320 mil perosnas murieron ahí.Además fue fuente de mano de obra esclava de muchas empresas de la época, como bayer.)

En el museo memoria se puede ver los nombres actividades y fotografías de las víctimas ( incluso algunas de origen español): intelectuales, activistas políticos Es decir, no solo judíos, sino sobre todo enemigos políticos e ideológicos de régimen nazi.También se puede apreciar los nombres de los nazis austriacos al mando.
Incluso existe un libro el cual es un diario de un intelectual checo que estuvo en Ebensee llamado Drahomir Barta ( editorial Turia+Kant Austria).
No solo Alemania debe enfrentar a su propia historia, Austria, tal vez la cuna de los más sanguinarios nazis también.
Ahora, volviendo Perú aún en contextos distintos, en la guerra interna que se vivió en Perú, se debe hacer un trabajo muy grande de memoria oficial.
Saludos

4 de marzo de 2009, 17:16  
Blogger Silvio Rendon ha dicho...

Mauthausen fue un "campo de concentración" donde fueron a parar muchos republicanos españoles, muchos de los cuales siguen vivos y siguen contando lo que allí ocurría.

Algo a tomar en cuenta es que Hitler llegó al poder en enero de 1933 a través de una coalición. Sólo dos meses después ya se abría el primer "campo de concentración" en Dachau.

4 de marzo de 2009, 17:53  
Blogger Alfredo P. ha dicho...

"Mauthausen fue un "campo de concentración" donde fueron a parar muchos republicanos españoles, muchos de los cuales siguen vivos y siguen contando lo que allí ocurría."

Cuidado que uno de los españoles "sobrevivientes" de este Campo de Concentración motivó uno de los más grandes fraudes en el recuerdo del terror desatado por los nazis: Enric Marco.

EX PRESIDENTE DE LOS ESPAÑOLES DE MAUTHAUSEN
Enric Marco reconoce que fingió ser preso de los nazis para 'difundir mejor el sufrimiento de las víctimas'

El historiador Benito Bermejo denunció que su nombre no figuraba en los archivos del campo de concentración de Flossenburg


http://www.elmundo.es/elmundo/2005/05/11/sociedad/1115808137.html

Hasta MVLl le escribió un artículo:

http://www.exilioydeportacion.com/newvargas.htm

Hay que tener cuidado con la identificación de víctimas, porque cuando ocurren tragedias tan grandes como el Holocausto en la segunda guerra mundial o el terrorismo comunista en el Perú, hay varios "vivos" que se quieren hacer pasar por víctimas.

5 de marzo de 2009, 11:36  
Blogger Silvio Rendon ha dicho...

De acuerdo. Hay que tener mucho cuidado y que se sepa bien quienes son unos farsantes. Pero hay otros que sí estuvieron. Por ejemplo, pensaba en el testimonio de Francesc Comellas, un libro que salió hace algunos años.

5 de marzo de 2009, 11:52  

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal