domingo, 5 de octubre de 2008

Palacios: de la desregulación a la fiscalización

El libro
LA REFORMA INCOMPLETA. RESCATANDO LOS NOVENTA.
Roberto Abusada, Fritz Du Bois, Eduardo Morón y José Valderrama (editores)
1a. edición: agosto 2000,
sienta los lineamientos de lo que debería ser la política del "nuevo gobierno" entrante en el 2000. Se trata de relanzar y profundizar las reformas estructurales estancadas según el libro en 1997-1998. Este documento base fue confeccionado por ex-funcionarios/as del régimen fujimorista. Casi todos. Era algo así como el plan de gobierno de Fujimori 3. Como sabemos, el fujimorismo se desplomó y no sólo porque las reformas no estaban completas. Era una verdadera mafia la que gobernaba al Perú. Posteriormente, Paniagua y Toledo siguieron por rumbos algo diferentes al "rescate de los noventa" propuesto por ese libro.

El capítulo 21 se titula "El desafío de la descentralización" y fue escrito por Rosa María Palacios y Leonie Roca. Al final hay una breve reseña sobre los/as autores/as. Sobre Palacios un párrafo reza así: "Ha sido asesora de la Secretaría Ejecutiva del Programa de Modernización de la Administración Pública de la Presidencia del Consejo de Ministros". Suena a una funcionaria mucho más involucrada con el gobierno. No coincide con su actual versión "minimalista" sobre su participación en "el gobierno de los noventa".

En esa época Palacios y Roca proponían una mayor "desregulación de los sistemas administrativos", "simplificar el sistema presupuestal", no entorpecer las "gestiones más creativas", etc.:
5. 4. Desregulación de sistemas administrativos

Las instancias descentralizadas de gobierno, ya sean municipalidades o gobiernos regionales, difícilmente podrían proporcionar los servicios que el gobierno central les transfiera, si no se inicia un radical proceso de desregulación de los sistemas administrativos. Ello implica lo siguiente:

- Simplificar el sistema presupuestal, de tal forma que haya mayor autonomía en la determinación del sistema presupuestal adecuado para cada organización. La obligación de remitir innumerables formularios al Ministerio de Economía y Finanzas, a la Contaduría Pública, al Congreso de la República y a la Contraloría General de la
República, es una evidencia de que nuestros sistemas no han previsto la diversidad de instituciones existentes y las necesidades tan distintas que tienen. Para poner algunos ejemplos, muchas municipalidades ni siquiera cuentan con contadores que les permitan cumplir con estos requisitos formales.

- Eliminar la obligatoriedad de aplicar el sistema único de personal en las municipalidades y regiones. Esta reforma garantizará una mayor movilidad en el empleo y ya ha demostrado que tiene efectos positivos, tanto en el nivel municipal (en el caso del Servicio de Adminisración Tributaria de la Municipalidad Metropolitana de Lima) como en el nivel central (SUNAT, OSIPTEL, INDECOPI, etc.).

- Restringir el ámbito de competencia de los órganos del sistema nacional de control a la fiscalización de la legalidad del gasto. Actualmente, la Contraloría General de la República y los órganos de auditoría interna institucionales tienen atribuciones expresas para evaluar “la eficiencia en el gasto”, lo cual otorga amplios márgenes de discrecionalidad que entorpecen las gestiones más creativas.

- El sistema de adquisiciones y de licitaciones públicas debe otorgar mayor discrecionalidad y, por lo tanto, responsabilidad a los servidores estatales. La tendencia en nuestro país ha sido la contraria, pues se presume que todo funcionario público es corrupto y que es necesario establecer por ley todos los requisitos que debe cumplir y todas las formalidades que el proceso debe tener. Esta aproximación al tema ha otorgado un tratamiento uniforme a instituciones como ESSALUD que tienen presupuestos que bordean los S/.3,000 millones,y a municipalidades con presupuestos de S/.1 millón.

- Los pensionistas municipales y regionales de la 20530 deben ser asumidos por un programa de la ONP dentro de ese pliego para no distorsionar los presupuestos locales. El déficit generado en la administración pasada de los fondos de pensiones ha estado siendo injustamente asumido por los contribuyentes de los distritos y provincias.
En el presente Palacios va por un camino algo diferente a lo señalado en estas líneas...




"La reforma incompleta. Rescatando los noventa", documento base confeccionado por ex-funcionarios/as fujimoristas, incluyendo a Rosa María Palacios.

El título es muy explícito. Los noventa fueron los años de SU gobierno, del fujimorismo, que según ellos/as decayó por no completar las reformas. En vez de "rescatando los noventa" hubieran podido titularlo "rescatando el fujimorismo".

De haberse quedado, Fujimori ya tenía listo el plan y el equipo de gobierno.

"La reforma incompleta" fue un pan que en la puerta del horno se les quemó...

(generoso pase de un/a lector/a).

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal