jueves, 7 de agosto de 2008

La negación y la negación autocumplida

Mario Vargas Losa declara en una entrevista a El Comercio:
Vargas Llosa espera que no haya un pacto para liberar a Fujimori

Tras haber sido un férreo crítico de Alan García en el pasado, hoy no duda en reconocer sus logros. "Está haciendo una buena política para el Perú y es justo decirlo. Pero si llegara a ponerse de acuerdo con Fujimori, y eso fuera explícito, yo seré la persona que salga a criticarlo con más energía. Sería una catástrofe para el Perú y para él. Él esta reconstruyendo una imagen, ahora tiene la imagen de un estadista responsable y moderno, no creo que él quiera poner en riesgo esa imagen llegando a un pacto con un dictador, alguien que persiguió a él mismo y a su partido. Espero que eso no ocurra", sentenció.
Comentario:Todo eso ya ocurrió. El escritor pone como condición que el acuerdo sea explícito para que el asunto sea una catástrofe y recién entonces criticar a García.

El escritor patinó antes con Toledo haciendo la vista gorda sobre el caso Zaraí (tema en el cual finalmente tuvo razón el ensayista Älvaro Vargas Llosa). Hoy las evidencias están ahí, para que las vea quien las quiera ver. El escritor todavía necesita que el acuerdo fujialanista sea explícito. Aquí hay un patrón de conducta y es la negación. Hay un objetivo mayor, la buena política económica, que justifica hacer la vista gorda de otras cosas, como que Toledo niegue a su hija (García no niega a sus hijos, sólo nos cuenta una historia increíble sobre cómo los produce) o que García negocie con Fujimori.

Una cosa tapa la otra: el buen manejo económico puede tapar el mal manejo político. No es tan diferente a lo que ocurre en temas como algunas organizaciones de derechos humanos: los derechos humanos pueden tapar la mala práctica laboral. Un objetivo mayor tapa a lo secundario, que acaba por ser ignorado y sólo denunciado por los contendores políticos en el objetivo mayor. Así la gente se polariza, cada quien con su negación...

Una caso especial de la negación es hacer que cambien los hechos que se niegan. Ya se sabe que hay alianza, pero se quiere creer que con la acción propia como la denuncia, se autocumplirá que ésta no se haga más explícita o incluso que deje de existir. La amenaza de crítica de Vargas Llosa o de una movilización ciudadana hará que García dé marcha atrás en su arreglo con Fujimori. El gobierno ha asimilado ya diversas críticas, incluso las provenientes de su propio partido, y protestas como para dar marcha atrás por algunas críticas. Pero igual queda la esperanza de que la negación de los hechos se vuelva autocumplida gracias a que los hechos cambien de rumbo...

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal